Pekinés la Raza de mis amores

Pekinés

Pekinés

El pekinés o pequinés, Perro Sagrado, o Imperial, del Imperio Chino Medio. Caracterizan al pequeño perro pekinés la inteligencia, la vigilancia y el coraje. El pekinés – también Pekiquinés, Perro del Palacio de Beijing, o perro león como solía llamarse – es una raza china reconocida de perro por los libros del Reino Unido desde hace unos doscientos años. El Pekinés es un perro seguro de sí mismo, pequeño y testarudo que se paseó por las cortes imperiales chinas y fue venerado como un animal sagrado. En el pasado, como ahora, el Pekinés era un perro de compañía.

Historia y origen

El pekinés – un cruce entre el Lhasa Apso y el Shih Tzu – data del Imperio Medio, China, donde inicialmente era únicamente un perro de palacio. En el período 1644-1912 se hizo muy popular como numerosas esculturas y figuras de porcelana lo ilustran. Los Chinos pusieron mucha atención y esfuerzo en la cría del pequinés y en su actitud. Se dice que incluso Buda fue acompañado por un perro pekinés. De ahí el nombre de “perro león”. Sólo en el siglo 19 llegó el pequinés a Gran Bretaña. Uno de ellos se le regaló a la reina. En 1864 se presentan por primera vez y 34 años después fueron reconocidos por el Kennel Club Inglés. En Alemania, los primeros ejemplares de esta raza llegaron en el 1900.

Apariencia

EL Pekinés es reconocido y clasificado como perro de compañia. Con una cruz de entre 20-28 cm en los machos y 15-23 cm en la hembra y un rango de entre 3 y 6 kilos es uno de los pequeños perros de compañia. Tienen una esperanza de vida media de 12 a 18 años, con excepciones registradas de hasta 22. Los Pekinés están disponibles en muchos colores diferentes, lisos o manchados. Son predominantemente blanco, marrón oscuro, rojo, beige, negro y fuego o multicolor. Además de la máscara oscura que a menudo poseen. El Pekinés tienen una capa gruesa con cabello largo lacio y bastante difícil de manejar si no se le mantiene limpio y cepillado. Una densa capa e incluso una melena son obligatorios en los concursos. Su cabeza es relativamente grande. Típico es el perfil plano con los ojos grandes por encima y nariz corta, como todos los perros braquicéfalos. Estas características también son las áreas problemáticas del pequinés: Los ojos son sensibles y la nariz corta ocasiona dificultades al respirar. El de mejor calidad si así lo podemos llamar o más parecido al llamado “Imperial” lo hallamos en criaderos reconocidos como Tesoros y Miniaturas, donde en Argentina todavía lo crían.

Carácter del pekinés

El pekinés es inteligente, testarudo y seguro de si mismo; es un perro alerta y valiente. Él no es peleador, pero ataca de inmediato cuando aparece un extraño. Él es extremadamente fiel a su amo, amoroso, muy tierno y cariñoso. Por esta razón, también es menos de un perro de la familia, siendo un perro del un amo. Eso lo hace menos apropiado para familias con niños, pues es muy celoso del amo o ama. Como todos nosotros necesita descansar y no le gusta que lo despierten o molesten. Se dice que el pekinés que tiene un espíritu irascible y muchas veces temerario. En el entrenamiento se requiere una mano firme y consistente como además mucho amor, mucho amor porque no es un perro al que le guste recibir órdenes sino más bien consejos.

Cuidados

Pekinés Albino

Pekinés Albino

El cuidado del Pekinés puede resultar engorroso y algo caro. Tienen necesidad de mantenimiento de su pelaje abundante, así como un cuidado atento e intensivo de sus ojos, que por su morfología quedan muy expuestos o sea que sus órbitas están por fuera del cráneo. Además a menudo sufren de infecciones en los ojos y los resfriados con disnea también propio de su cara y nariz muy chatas. No obstante esto muchos dueños los pelan, dejándole el pelo de un centímetro de largo, lo que no lo afea, sino simplemente lo muestra diferente.

El pelo largo “debería” ser cepillado a diario, o al menos una vez al mes; el pelo en el abdomen y axilas, que deben ser eliminados lo más posible. Incluso el pelo entre las almohadillas de las patas se debe cortar regularmente. La limpieza intensiva de las arrugas faciales no se debe se debe olvidar pues generan la proliferación de bacterias y a la vez infecciones oculares. El pekinés tiene necesidad de moverse al igual que cualquier otro perro, pero le encantan largas e intensas siestas o períodos de descanso despierto. Caminar con él un poco es muy saludable.

Necesidades del Pequinés

A pesar de su tamaño el perro pequinés tiene reclamos de necesidades básicamente similares de un perro grande y tiene rasgos de carácter y comportamiento igual de parecidos.

Pequinés